El baile o la danza es la ejecución o forma de mover nuestro cuerpo al ritmo de la música, expresando así nuestros sentimientos y emociones, muchos estiman que la danza es una de las primeras expresiones artísticas de la historia.

Cabe destacar que la danza tiene su origen en la prehistoria, pues desde siempre el hombre ha sentido la necesidad de expresar sus sentimientos y no solo de forma verbal sino también corporalmente. 

Sin embargo, desde la prehistoria el hombre recurre a la danza con un sentido de comunicación, ya sea para rituales espirituales vinculados con la fecundidad o la guerra, la danza implica la relación entre diferentes elementos. 

Asistimos, el cuerpo requiere de un manejo del espacio adecuado y de conocer los pasos básicos del ritmo y la música, la intención de cualquier bailarín es que sus movimientos vayan acordes con la música. 

Por consiguiente, si la música es de ritmo lento requiere que los pasos sean pausados, además la vestimenta también juega un papel fundamental en la danza, de igual forma, el bailarín debe tener conocimiento del espacio disponible, ya que dependiendo del ritmo es uso del espacio puede variar. 

Tipos de danza 

En la danza existe un variado grupo de estilos y géneros, sin embargo, podemos clasificarlos en tres grandes grupos:

Danza folklórica: también conocida como tradicional, este tipo de danza surgen de la cultura e historia de la región, estas forman parte de la riqueza etnográfica del lugar, entre los más populares están el flamenco, el tango, la danza árabe, los bailes de salón, entre otros. 

Danza clásica: estas se conocen desde hace muchísimo tiempo y es una técnica que se conoce y práctica a nivel mundial, generalmente los bailarines de estas melodías practican movimientos ligeros, coordinados y armoniosos, dentro de este grupo podemos ver la danza medieval también conocida como ballet, entre otros estilos. 

Danza moderna: forman parte del estilo de vida juvenil, se relacionan principalmente con una forma de ver la vida y el momento actual, entre las más conocidas están el breakdance, el funky, el jumpstyle o incluso el rock and roll.

 

 

¿Cómo la danza mejora nuestra salud?

Resistencia y flexibilidad: la danza mejora las destrezas y habilidades corporales, estas son importantes para el movimiento, mantiene los músculos fuertes y flexibles para la salud en general, además mantiene el cuerpo libre de lesiones. 

Fortalece la salud cardiovascular: ayuda al corazón, aumenta el ritmo cardiaco y optimiza el desarrollo pulmonar. 

Potencia la energía: muchas personas creen que la danza solo es para ir de fiestas con amigos, sin embargo, muchos estudios demuestran que tener una rutina diaria de baile nos mantiene enérgicos y aumenta nuestro rendimiento físico. 

Disminuye el estrés: el baile es perfecto para aquellas personas que padecen de ansiedad, depresión y ataques de pánico, estas rutinas físicas estimulan la producción de endorfinas, estas combaten el estrés, además controlan los niveles de dopamina y serotonina estos neurotransmisores son fundamentales para controlar la depresión. 

Pérdida de peso: el baile es tu mejor amigo si quieres mantener o bajar de peso, incluso estudios demuestran que bailar media nos puede hacer perder entre 200 y 500 calorías, ¿interesante no?

En fin, la danza, en cualquiera de sus modalidades, nos beneficia ampliamente, mejora nuestra salud, aumenta nuestra habilidad corporal, extremos más enérgicos durante el día y nos mantiene alejado de enfermedades como la osteoporosis o el alzheimer.